• Contact
  • Connexion

México en movimientos, a pesar de todo

Los analistas internacionales de los movimientos sociales consideran que el siglo XXI inició en México, con el levantamiento zapatista. En los años siguientes, estuvo importante el protagonismo de la sociedad civil en la “transición a la democracia”. Casi un cuarto de siglo más tarde, ¿sigue “en movimiento” el país ?

El panorama en el cual van surgiendo movimientos y resistencias es muy diferente, y por lo tanto también lo son los actores. El libro “México en movimientos” junta análisis de resistencias y alternativas en 14 estados de la República. Apunta a seis transformaciones fundamentales de los movimientos sociales en la última década.

1. La irrupción del Internet y de las redes sociales propició cambios en la cultura y la organización de muchos movimientos sociales. Las redes sociales permiten organizaciones inter-personales y colectivas más flexibles. Al mismo tiempo abren nuevos canales de información y comunicación entre ciudadanos. Sin embargo, la desinformación no desvaneció. Los principales canales de televisión siguen gozando de una amplia influencia en la opinión y México es de los países que más gastan en propaganda gubernamental y partidista. Mientras, la “batalla de la información” se ha vuelto una guerra, con 35 periodistas mexicanos asesinados desde enero 2016.

2. En la última década, la violencia exploto en México y se volvió estructural, con profundas raíces en todos los sectores de la economía y de la vida pública, incluyendo en el Estado y sus instituciones. De una manera o de otra, todos los actores sociales que se organizan en México tienen que afrontar esta violencia, por amenazas de los carteles, destrucción de su comunidad, represión por el Estado o desaparición de activistas. Con la excepción como el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad o las protestas frente a la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, la mayoría de las resistencias frente a esta violencia surgen a nivel local, en el marco de una gran desconfianza hacia el Estado, como grupos de autodefensa y comunidades que se organizan de manera autónoma frente a los carteles y el Estado.

3. Se ha reforzado en México y en toda América Latina el acaparamiento de los recursos naturales, empezando por tierras, minas y petróleo. Pueblos y comunidades resisten a todo un complejo extractivista que es cada vez más central en la economía neoliberal.

4. En comparación con los actores de las décadas anteriores, una de las transformaciones más profundas que afectó a los movimientos sociales en México es la pérdida de un horizonte democratizador y el cuestionamiento de los horizontes emancipadores. Hace 20 años, la llamada “transición a la democracia” generó esperanzas de que la alternancia política abriría nuevos horizontes políticos, económicos y sociales ; que iba a acabar con la corrupción e imponer el respecto de los derechos humanos. 18 años después de la alternancia queda poco de esta ilusión. La posible llegada de un presidente honesto podría mejorar la situación, pero no resolverá los problemas estructurales del país.

5. Un número creciente de Méxicanos ven el Estado ya no como una solución pero como una parte de sus problemas.
Muchos movimientos y resistencias se construyeron, buscando soluciones a nivel local más que un cambio nacional. En muchos casos, han sido exitosos en ofrecer a sus integrantes una vida digna y más segura. Sin negar sus alcances, se está cuestionando este modelo emancipador enfocado en la autonomía local. Es cada vez más difícil resistir a la violencia, a las minerías o a la represión únicamente desde el nivel local. La lucha en contra del malgobierno, de la colusión entre gobernadores y alcaldes con los carteles y para acabar con la impunidad que gozan los militares y los asesinos de periodistas no se puede llevar únicamente por actores locales. Se requiere también actores y fuerzas capaces de impulsar cambios estructurales a nivel estatal y nacional.

6. Los movimientos que surgen hoy, no lo hacen a partir de una gran agenda político-institucional sino a partir de lo que se ha vuelto su vida cotidiana : violencia y agresiones a las mujeres, la búsqueda de familiares desaparecidos sin que tenga apoyo del Estado, la destrucción de un bosque en Cherán, la devastación ecológica causada por una minería, el alza en el precio de la gasolina, la falta de recursos para organizar las clases en condiciones decentes. Sería un error oponer estas movilizaciones en defensa de asuntos locales o personales a la defensa de un interés general “más elevado”. Cuando los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa piden verdad y justicia para sus hijos, están luchando en contra del sistema que favorece la violencia y garantiza la impunidad y para todos los muertos y desaparecidos de este país. Cuando se protege un bosque o se defiende un ejido, se está resistiendo a todo un modelo económico y se demuestra que resistencias y alternativas son posibles, que “otro México” existe y sigue de pie, a pesar de todo.

Voir en lignePublicado en La Jornada

Les opinions exprimées et les arguments avancés dans cet article demeurent l'entière responsabilité de l'auteur-e et ne reflètent pas nécessairement ceux du CETRI.