• Contact
  • Connexion

Palestinia

Empoderamiento de la mujer : participación y legislación

Las mujeres palestinas participaron en la lucha nacional contra el mandato
británico y la inmigración judía a Palestina desde principios del siglo XX ;
sin embargo, en el momento en que se estableció la Autoridad Palestina,
esta participación por parte de las mujeres no se reflejó ni a nivel legislativo
ni participativo en cuanto a la toma de decisiones. La Declaración de
Independencia1 contenía muy explícitamente los principios de igualdad y
no discriminación, pero estos principios no se reflejaron en las medidas
políticas y leyes palestinas. No es sorprendente, pues, que la primera
manifestación solicitando la aplicación de leyes no discriminatorias no
fuera organizada hasta el año 1996.

El desarrollo del movimiento de
las mujeres palestinas se remonta
a principios de la década
de 1920, época en la que emergió la
misma sociedad civil palestina ; fueron
los orígenes de los partidos políticos,
movimientos de trabajadores y de diferentes
profesiones, incluyendo en estos
a las mujeres [1]. A mediados de los
años 30, la mujer rural tomó un camino
diferente y tuvo un papel importante
en la lucha militar contra el mandato
británico [2]. Este cambio permitió a
muchas de las mujeres de las zonas rurales
participar en la lucha nacional por
la liberación de Palestina.

Desafíos históricos

El establecimiento del Estado de Israel
en el año 1948 en aproximadamente un
78 por ciento de la Palestina histórica,
junto a la demolición de cerca de 500
aldeas, convirtió a unos 750.000 pa-
lestinos y palestinas en refugiados. En
consecuencia, la mujer rural pasó de tener
un papel importante como trabajadora
productiva y luchadora de la tierra
a convertirse en una refugiada de su
tierra ; la reciente sociedad civil palestina,
con sus partidos políticos y sindicatos,
tuvo que interrumpir su desarrollo
social, incluyendo los movimientos
de las mujeres : en lugar de poder
abordar los problemas sociales y nacionales,
los movimientos de mujeres
palestinas tuvieron que hacer frente a
las necesidades provocadas por la situación
de emergencia. Lo que quedó
de Palestina se dividió en lo que conocemos
como Cisjordania (incluida la
ciudad de Jerusalén) [3], anexada a Jordania,
mientras que la Franja de Gaza
pasó a ser administrada por Egipto. Cabe
mencionar que no existía contacto
directo ninguno entre las tres zonas geográficas
que conformaban Palestina y
la población vivía separada entre sí. La
creación del Movimiento de Liberación
de Palestina (OLP) en Jerusalén
en el año 1965, desempeñó un papel
importante en unir a los palestinos, incluyendo
a los de la diáspora ; se reavivaron
los partidos políticos y se formaron
nuevos sindicatos. La creación
de la Unión General de la Mujer Palestina
(GUPW) desplazó el papel de
las mujeres como organizadoras de las
principales ayudas de emergencia y de
organizaciones de caridad, para recuperar
su papel como partícipes en los
movimientos para la lucha y la resistencia
nacional con el sueño de lograr
la independencia y el retorno de los refugiados.

Una vez más, con la guerra de los
Seis Días en el año 1967 entre Israel y
los ejércitos de Egipto, Siria y Jordania [4],
cerca de 350.000 palestinos que
vivían en Cisjordania huyeron de sus
tierras y hogares para convertirse en refugiados
en Jordania [5] ; las tierras de
Cisjordania y de la Franja de Gaza fueron
ocupadas por Israel [6]. De nuevo, los
movimientos de mujeres tuvieron que
enfrentarse con situaciones de emergencia,
sobre todo en Jordania, abordando
las nuevas necesidades de los
nuevos refugiados en ese territorio.

Con la ocupación israelí del año
1967 las leyes israelíes se impusieron
sobre la población palestina. Estas leyes
afectaron a las familias palestinas
en términos de confiscación de tierras
para la construcción de colonias judías,
separación de los miembros de una
misma familia, control de la movilidad
de los palestinos, control de los
recursos hídricos, etc. Al mismo
tiempo, las leyes jordanas se continuaban
aplicando sobre la población
de Cisjordania, incluyendo la misma
ciudad de Jerusalén, y las leyes egipcias
se aplicaban sobre la Franja de
Gaza ; aunque Jordania y
Egipto modificaron sus leyes
después de la guerra del
1967, estas enmiendas no se
aplicaron a los territorios palestinos
ocupados.

La presencia de la OLP
dio esperanza al pueblo palestino,
tanto el que vivía en
Palestina como el de la diáspora,
y con esa esperanza se
permitía tener el sueño de
una Palestina democrática
donde todas las personas pudieran
vivir con dignidad e
igualdad. La GUPW jugó un
importante papel sobre todo
en Jordania y el Líbano para
hacer frente a las necesidades
de emergencia, así como
para potenciar el papel de la
mujer como líder en sus comunidades
y en la lucha nacional.
En Cisjordania y la
Franja de Gaza, las mujeres
participaron en las manifestaciones
y algunas de ellas se
convirtieron en eficientes
miembros de los diferentes
partidos políticos, aunque no
estuviese permitido según la ley israelí ;
muchas fueron encarceladas y
sometidas a tortura.

Este sueño se hizo más fuerte durante
la primera Intifada (1987) cuando
la sociedad civil logró tomar la iniciativa
en la ausencia de un Estado ;
surgió la idea de crear una coalición
para luchar por los derechos de la mujer
a partir de la unión de mujeres de
diferentes orígenes y partidos políticos,
estableciéndose el Comité Técnico
para los Asuntos de la Mujer
(WATC) para garantizar la participación de las mujeres en la construcción
de un futuro Estado palestino.

Con este telón de fondo sobre el
desarrollo del movimiento de las mujeres
palestinas y la potenciación mediante
la participación en sindicatos,
organizaciones, partidos políticos, trabajo
voluntario, etc. las mujeres tomaron
el poder para abordar y liderar las
necesidades nacionales, de emergencia
y políticas ; debido a la continua situación
de emergencia, la cuestión de los
derechos de la mujer y sus necesidades
estratégicas pasaron a segundo plano.
No fue hasta 1992 cuando los derechos
de la mujer y sus necesidades pasaron
a ser una prioridad en la agenda política,
coincidiendo con el establecimiento
de WATC como una coalición de
distintas organizaciones de mujeres. Se
pedía la integración de las cuestiones
y derechos de las mujeres en la política
y leyes de las diferentes instituciones
del futuro Estado palestino.

Con el establecimiento de la Autoridad
Palestina (AP), el sueño de un
Estado independiente se vio reforzado,
y el primer desafío al que ésta tuvo
que hacer frente fue a la unificación
de las leyes entre Cisjordania y
la Franja de Gaza ; pero para el movimiento
de las mujeres palestinas el
problema era mucho más profundo :
había que unificar las diferentes leyes
pero además había que actualizarlas,
basándolas en los Derechos Humanos
y en la no discriminación por motivos
de sexo, color o religión.

El sistema electoral y la cuota

La experiencia de las primeras elecciones
generales palestinas en 1996 puso
de manifiesto la necesidad de introducir
cambios en el sistema electoral
para hacerlo más democrático. La participación
de la mujer es un indicador
de democracia, ya que éstas representan
cerca de la mitad de la sociedad ;
aquí el movimiento de mujeres palestinas
encontró una buena oportunidad
para abogar por la cuota para las mujeres.
Los cambios en el sistema electoral
se llevaron a cabo en junio de
2005, incluyendo un aumento en el número
de escaños del Consejo Legislativo Palestino (PLC) y la introducción
de un sistema electoral mixto por el
cual el 50 por ciento de los escaños son
elegidos mediante el sistema de mayoría
y el otro 50 por ciento de los escaños
son elegidos mediante el sistema
de representación proporcional. Se
aprobó el 20 por ciento de cuota abierta
para representar a las mujeres, a partir
del sistema de representación proporcional
(la mitad de los escaños del
PLC). El impacto de la cuota es evidente
por el hecho de que las únicas
mujeres que podían entrar en el PLC
eran aquellas que corrían a través del
sistema proporcional de cuota ; en el
sistema de mayoría, la cuota no se tenía
en cuenta y ninguna mujer pudo
entrar al PLC.

La cuota para las mujeres es un
importante logro pero no tiene que
permanecer para siempre. El objetivo
es apoyar para penetrar y romper el
muro que impide a las mujeres ejercer
de ciudadanas de pleno derecho. La
cuota para las mujeres debe ser analizada
como una medida temporal para
apoyar la participación de la mujer en
todos aquellos sectores o campos que
no eran accesibles para ellas ; es una
intervención positiva y necesaria para
un período de tiempo que permita
abrir todas las puertas que a lo largo
de muchos años han estado cerradas.

El establecimiento de la cuota llegó
como resultado de un largo proceso
de revisión de las leyes electorales, las
leyes básicas y fundamentales, el establecimiento
de redes para la coordinación
y promoción de una agenda unificada
para la sociedad civil y el movimiento
de mujeres palestinas. La cuota
no es un fin en sí misma, sino que es
una medida temporal para aumentar la
democratización a nivel legislativo ; debe
estar asociada con otro proceso que
tenga como objetivo una participación
más eficaz de las mujeres electas en los
consejos locales palestinos.

Diferentes consejos, diferentes situaciones

El movimiento de mujeres palestinas
ha trabajado duramente en la capacitación
de las mujeres para que conozcan conozcan
plenamente sus derechos y
deberes como miembros de los consejos
locales. No es raro encontrar a
mujeres que participan en las deliberaciones
de los consejos locales utilizando
sus conocimientos legislativos
para defender sus derechos. En muchos
casos las mujeres forman parte
de los comités del consejo asociadas
a los roles típicos de género, como el
comité de madres y niños o el comité
de educación ; otras veces, las mujeres
tienen graves dificultades para
poder ejercer su cargo en libertad,
provocando que muchas no puedan
enfrentarse a esta presión y acaben
renunciando a su puesto ; otras no recibieron
una buena formación para
ejercer su cargo o no se sentían lo suficientemente
apoyadas para seguir
adelante y acabaron también renunciando
a su cargo o haciendo su trabajo
sin conocer mínimamente sus
derechos y obligaciones.

Los miembros del PLC participaron
en un debate abierto para discutir
cómo apoyar a las mujeres y a la vez,
cómo las mujeres podían apoyar la
causa palestina desde su trabajo en el
PLC y que este órgano sea más sensible
y consciente de los temas relativos
al género. Como resultado de este debate
se elaboraron unos documentos
de referencia sobre el desarrollo desde
la perspectiva de género : legislación
y género, cultura y educación
con enfoque de género, etc.

La detención de muchos miembros
del PLC en el año 2006 provocó que se
interrumpieran todas estas conversaciones,
hoy el PLC está congelado y no
se permiten la realización de debates o
la aprobación de nuevas leyes.

Perspectivas

Como la agresión israelí sobre el pueblo
palestino y nuestra tierra es continua,
el movimiento de mujeres palestinas
tiene que hacer balance entre la
lucha nacional, la lucha política y la
lucha social, con especial atención a
sus derechos.

Hay una mayor tolerancia hacia
las mujeres y su participación en la vida
política con respecto a los años anteriores
a 1996 ; sin embargo, aún hay
un buen número de detractores opuestos
tanto a la participación de la mujer
en los puestos directivos como en
el plano democrático. Hasta hoy en
día, las mujeres son consideradas simpatizantes
de los hombres, las que
apoyan el trabajo de estos, pero no se
las ve como compañeras de tareas, de
militancia. Aún se necesita mucho
tiempo para que las cuestiones relativas
a la mujer sean un tema que forme
parte de los debates de la sociedad
civil y que la política también sea responsabilidad
de las mujeres.

WATC [7] está trabajando en la difusión
de la idea del liderazgo participativo
en la toma de decisiones a partir
de métodos participativos y no por
métodos impuestos desde los mandatarios
o los que están arriba. Es un tipo
de liderazgo inclusivo y permite
que mujeres y hombres sean compañeros
en la toma de decisión en los diferentes
niveles.


Notes

[1Helal, Jamil : The Formation of the Palestinian
Elite (el árabe), p.106.

[2Faiha Abedel Hadi (2006) : The role of woman
in the Thirties, Palestinian Women Research
and Documentation Center, Ramallah.

[3Siempre que aparezca citada Cisjordia se entiende
que incluye Jerusalén Este.

[4La Franja de Gaza estaba administrada por
Egipto antes de la guerra de junio de 1967.

[5Cisjordania fue anexada a Jordania antes de la
guerra de junio de 1967.

[6Además, los Altos del Golán sirios, y el Sinaí
egipcio fueron ocupados por Israel.

[7El Women’s Affairs Technical Committee es una
coalición de organizaciones y centros de mujeres
activistas.


Les opinions exprimées et les arguments avancés dans cet article demeurent l'entière responsabilité de l'auteur-e et ne reflètent pas nécessairement ceux du CETRI.