No hay chocolates sin la agricultura familiar organizada

Estamos frente a una paradoja donde las familias campesinas e indígenas, que antes produjeron el cacao y el chocolate y fueron despojadas de los territorios donde las producían y expulsadas a las montañas , pasan de ser vistas como villanas (del latín villanus, en su origen histórico ‘campesino’ o ‘personas del campo’) a ser vistas como heroínas. Cuentan las familias que cuando fueron a parar a tierras en las partes más altas llevaban consigo granos de frijol y maíz, y semillas de café ; y quienes fueron a parar a tierras en las partes medianamente bajas llevavan consigo granos de frijol y maíz, y semillas de cacao ; café y cacao para que les genere ingresos y les comunique con el mundo comercial . En esas áreas inóspitas hicieron sus parcelas y fincas. En los últimos años, esas mismas familias “villanas”, o su descendencia, son llamados a salvar los chocolates que la sociedad de más ingresos demanda, y de paso mitigar el cambio climático, porque ven al cacao también como bosque.

Esta paradoja expresa una gran oportunidad para las familias campesinas e indígenas que producen el 90% del cacao mundial. Ellas podrían aprovechar los buenos precios del cacao, aumentar su producción, sus ingresos, y beneficiarse de las inversiones anunciadas por organismos e instituciones varias. Sin embargo, muchas veces las familias campesinas e indígenas han tenido oportunidades que han sido capturadas por las elites de diferentes partes de la cadena vertical de actores, y luego usadas en contra de las mismas familias productoras. Así ha sido la historia del despojo . Algo de esto hace que la vara del “Moicés moderno” no abra el mar.

En este artículo argumentamos que, si los buenos precios internacionales no se expresan a nivel de precios al productor, es como que “te va tocar” el mismo chocolate de siempre cuando abras la caja, por lo que difícilmente se abrirá el mar. Para que las familias productoras produzcan más y mejor cacao, es necesario un cambio en la organización e institucionalidad en la cadena de actores del cacao. La tecnología y los mercados pueden funcionar si lo social y lo político también funcionan.

Probamos estos argumentos siguiendo el procedimiento académico . Revisamos datos internacionales sobre el cacao para captar algunos patrones de evolución global, por región y por países como los de Centroamérica. Leemos artículos académicos y artículos de periódicos de diferentes países para entender las varias perspectivas y conyunturas, así como para captar oportunidades, problemas y tendencias que se avizoran como regularidades comunes. Observamos fincas de cacao, centros de acopio, de fermentación y de secado, donde se transforma el cacao y se determina su calidad. Conversamos con productores, acopiadores, comerciantes, exportadores, importadores, representantes de organismos de la cooperación y gerentes de instituciones financieras para aprender de sus diferentes –y hasta contrapuestos– intereses, de sus imágenes sobre los otros actores y de su auto-imagen como protagonistas de la cadena del cacao. Analizamos estos procesos de intermediación privada y cooperativo conjuntamente con líderes de organizaciones, gerentes y coordinadores técnicos del cacao en Sasha (Nicaragua) ; analizar “conjuntamente” significa escuchar –dicho figurativamente– algo de la música ranchera y algo de Mozart, de discernir nuestra propia mentalidad : en los productores de visibilizar que son parte de la intermediación económica y en los facilitadores de reconocer que son parte de la intermediación académica, tan extractiva como la otra intermediación. Y desde ese discernimiento elaborar rutas alternativas.

En lo que sigue va el marco conceptual, análisis de la evolución del cacao y su crisis, las respuestas que los actores del mercado, la cooperación internacional y el Estado han dado a esa crisis, discernimiento de la institucionalidad subyacente, propuesta en coherencia con un rol global y local en torno a la transformación de la intermediación desde modalidades asociativas, y al final las conclusiones resumiendo los hallazgos y nuestra propuesta de viraje necesario.

Télécharger No hay chocolates sin la agricultura familiar organizada PDF - 1.2 Mo

Les opinions exprimées et les arguments avancés dans cet article demeurent l'entière responsabilité de l'auteur-e et ne reflètent pas nécessairement ceux du CETRI.