Nicaragua : la promesa de un Canal construido sobre dudas

Dónde están los U$50 mil millones del Canal ? ¿Y los estudios de impacto ambiental ? ¿Cuándo presentarán la lista de expropiados ? - See more at :

El 10 de enero de 2014, a través de una escueta nota de prensa, el comandante Daniel Ortega y el empresario Wang Jing informaron que la construcción del ‘Gran Canal Interoceánico” arrancaría en diciembre. El anuncio pareció precipitado para sectores críticos del proyecto, porque no habían presentado los estudios ambientales, técnicos y sociales, y mucho menos a los inversores que respaldarán la mega obra de 50 mil millones de dólares. Once meses después, la decisión se “materializa” con la construcción de una trocha en Brito, Rivas, pero siempre con las mismas incógnitas de fondo y el reclamo de miles de campesinos que serían expropiados.

A principios de julio una de las incógnitas canalera fue revelada : Don Yunsong, ingeniero de la concesionaria HKND-Group, presentó en Managua la ruta del ‘Gran Canal’. “El Canal tendrá una extensión total de 278 kilómetros de longitud total, de los cuales 105 son a través del Lago Cocibolca”, explicó el asiático.

La alarma por el Lago Cocibolca se intensificó en la comunidad científica nicaragüense. El paso de la ruta por el cuerpo de agua demandaría un dragado colosal debido a las especificaciones de la zanja brindas por Don Yunsong : medirá entre 230 a 250 metros de ancho, y su profundidad oscilará entre los 27.6 a 30 metros. El último estudio batimétrico del Cocibolca, sin embargo, recordaba la poca profundidad del estanque.

El futuro del Cocibolca, considerado el principal reservorio de agua potable de Centroamérica, eclipsó la discusión científica. La Academia de Ciencias de Nicaragua (ACN) realizó foros con expertos independientes a los cuales ni el gobierno ni HKND asistieron.

El profesor Salvador Montenegro Guillén, el principal especialista en ecosistemas lacustres en Nicaragua, criticó la decisión de que el Canal atraviese el Cocibolca, augurando graves daños. “No existen razones técnicas, financieras o ambientales que condicionen obligatoriamente el empleo del Gran Lago Cocibolca como parte de la ruta del canal, forzando excavaciones del cauce en su lecho”, esbozó el científico. Sus planteamientos le costaron el cargo a Montenegro Guillén como director del Centro Para la Investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA), tras una elección académica con anomalías e intimidación, denunció el catedrático.

Confidencial emprendió una expedición al Gran Lago acompañado de un moderno sonar que midió la profundidad del Cocibolca en los 105 kilómetros de ruta. Se confirmaron los peores pronósticos. Apenas entre 10 a 15 kilómetros de la línea trazada por la HKND presenta la profundidad requerida para el paso de mega barcos Post-Panamax. El dragado sería inminente poniendo en riesgo la vida biológica y la calidad de agua para consumo humano.

Veinticuatro horas después de la publicación del reportaje, el comandante Daniel Ortega reaccionó. “El Gran Lago se está usando como pretexto de que se va a contaminar con el Canal. “¡Ese lago está contaminado ! Allí había una especie de tiburones que prácticamente ha sido extinguida sin necesidad de canal. ¿Por qué ?, porque se necesita grandes inversiones, grandes plantas procesadoras que son muy costosas para que se pueda procesar todo lo que va al gran lago”, declaró el mandatario sandinista.

En el mismo acto oficial, Ortega justificó que la frase que dijo en 2007 sobre que “ni por todo el oro del mundo podría arriesgar el Cocibolca por un Canal”, fue “una reacción” a una discusión avivada en ese tiempo por la protección del medioambiente, pero “luego, al paso de los años de gobierno”, entendió que “realmente la única manera que tiene Nicaragua de poder hacer frente al tema de la pobreza” es un canal interoceánico. Supuestamente el teólogo Leonardo Boff lo convenció de esta empresa, pero el brasileño dijo a Confidencial que solamente tuvo una plática informal con el comandante.

¿Está China detrás ? ¿Los inversionistas ?

A nivel nacional e internacional las preguntas en torno al financiamiento del Canal y el esquema de negocios de Wang Jing comenzaron a ser rebatidas. Decenas de artículos, análisis y reportajes fueron publicados en la prensa extranjera, que planteaban la relación del magnate que el comandante trajo a Nicaragua con el gobierno comunista del gigante asiático.

Otra investigación de Confidencial reveló que el modelo de negocios de Wang Jing era una maraña de empresas de maletín que diluyen su responsabilidad en el proyecto. Según la documentación obtenida por Confidencial, cinco empresas del grupo de Wang están en Islas Caimán, una en Nicaragua, siete en Holanda, una en Hong Kong y la más importante en Beijing.

En los documentos oficiales, el canal de Nicaragua lo desarrollarían tres empresas : la radicada en Hong Kong (que vendió sus acciones a la otra ubicada en Beijing), otra radicada en Islas Caimán, donde el gobierno de Nicaragua es representado en la directiva por el ministro de Hacienda y una local, inscrita inicialmente en Managua por la firma de abogados de Taboada y Asociados, y que fue reformada en el Juzgado Civil del municipio de Tipitapa, a cargo del judicial Felipe Jaime.

Pese a que en Nicaragua la empresa insignia de Wang Jing, Xinwei, no ha instalado una antena desde que le entregaron la concesión de telefonía, resulta que en China la empresa es cerebro de la red militar. “Los programas militares son clientes cada vez más importantes de la compañía que representa la mayor cuantía del valor de sus activos. Al punto de ser apodada « el futuro cerebro de la red militar de China ». En ese sentido, Wang Jing tiene relaciones de negocios con la institución militar”, expone la investigación.

Un show mediático

En noviembre el gobierno y HKND promovieron a lo grande un evento en Managua en el que presentarían los estudios ambientales del megaproyecto. Laureano Ortega Murillo, asesor presidencial en temas de inversión e hijo del mandatario de Nicaragua, presidió la exposición pública en la que se anunció que la construcción de la mega obra arrancará el próximo 22 de diciembre, pese a que la firma consultora Environmental Resources Management (ERM) informó al mismo tiempo que los resultados del Estudio de Impacto Ambiental estarán listos hasta abril de 2015.

Fue una maratónica jornada. Más de ocho horas de presentaciones que versaron sobre un avance de algunas modificaciones en la ruta canalera, y algunos conceptos de construcción que podrían implementarse. David Blaha, biólogo de la empresa británica ERM, dejó claro que el estudio de impacto ambiental completo será presentado en abril de 2015, porque la etapa en la que están actualmente se denomina “revisión del reporte ambiental y social inicial”. Esto incluye “una evaluación del proyecto como ha sido descrito hasta hoy”, otra “evaluación preliminar del proyecto por parte del gobierno y actores interesados”, e incluir un “Plan de Acción y Social”, denominado ESAP.

Víctor Campos, vicepresidente del Centro Humboldt, organización independiente que ha esbozado amplios estudios sobre la aventura canalera, criticó el hecho de que primero se inicie a construir sin tener en mano la evaluación de los Estudios de Impacto Ambiental. Campos escuchó todas las disertaciones del día y salió del recinto “decepcionado”, ya que “se está poniendo la carreta delante de los bueyes”. “Una vez más incumplen con la presentación de los estudios, o sea no hay nada de la parte de factibilidad económica”, dijo.

El científico Jaime Incer Barquero valoró que cualquier empresa seria no puede arrancar un proyecto de 50 mil millones de dólares sin haber concluido los estudios ambientales y de factibilidad económica, saber dónde están los inversionistas, cuánto van a invertir, cuál es el rédito que les van a quedar a los canaleros y la gente. “Quieren dar atol con en el dedo a la gente que no sabe de esto”, dijo el científico.

Una de las presentaciones más extenuantes de la jornada fue la del ingeniero Alberto Vega de ERM, quien enumeró todo lo encontrado a lo largo del trayecto interoceánico. “Un Estudio de Impacto Ambiental no es decir cuántos pajaritos y maripositas hay, sino cuál es la interacción y el efecto de ese proyecto en la vida de plantas, organismos y todo el ecosistema ecológico”, fustigó Incer Barquero.

El veterano científico hizo hincapié en que lo expuesto por ERM puede ser un inventario de flora y fauna, lo que demanda un Estudio de Impacto Ambiental para dilucidar en qué forma la destrucción o afectación de esos ecosistemas van a quedar perturbados por la mega obra.

Sin embargo, los personeros de la aventura canalera se mostraron contentos con los resultados obtenidos durante el evento y afirman que los estudios ya están listos, como declara cada vez el ingeniero Telémaco Talavera.

Edwin Castro, jefe de bancada sandinista, subrayó que la obra es el “sueño milenario de Nicaragua”, y que se convierte en realidad gracias a la gestión del comandante Ortega, quien propuso desde sus planes de gobierno el Canal para alcanzar el desarrollo.

El “sueño”, según el oficialismo, se materializará este 22 de diciembre en Brito aunque solo sea el inicio de construcción de una trocha y las preguntas de fondo de este proyecto no han sido respondidas


Les opinions exprimées et les arguments avancés dans cet article demeurent l'entière responsabilité de l'auteur-e et ne reflètent pas nécessairement ceux du CETRI.