François Houtart nos ha dejado

François Houtart nos ha dejado. El Centro Tricontinental, que él ha fundado en 1976 y dirigió hasta el año 2004 está de luto. Dolorosamente de luto. Del tercer mundismo al altermundialismo, de la teología de la liberación a la ecología de la creación, François Houtart habrá sido y quedará para siempre una figura en las luchas por la emancipación de los pueblos. Una referencia, una voz y un corazón para cientos de miles de personas en todo el mundo, en particular en Asia, en África y en América Latina, desde los jefes de Estado al más humilde campesino sin tierra.

Aún mejor que la interminable lista de sus trabajos, escritos, intervenciones, cursos y conferencias, viajes, títulos, premios y reconocimientos, son las cualidades de François que lo definen mejor. Y en primer lugar su obstinación, su energía y disponibilidad.

Su obstinación de tomar sistemáticamente partido por los dominados, los marginados y los sometidos, evidenciando sin descanso - científica y políticamente - los mecanismos de dominación, denunciándolos y promoviendo alternativas de organización social igualitaria y respetuosa del medio ambiente.

Su permanente energía y su incansable entusiasmo. Es poco decir que no escatimaba esfuerzos y que no contaba las horas. Nunca dejó de actuar, incluso horas antes de fallecer, agotado ... por primera vez.

Su disponibilidad a toda prueba y su accesibilidad permanente. Nunca molestado, siempre dispuesto a escuchar, a hablar, a comprometerse en una nuevo emprendimiento, en una nueva lucha por la justicia.

François era también la conciencia - sociológica - de la importancia de las relaciones sociales y de los determinismos sociales, lo que le dio lucidez y humildad en su propia trayectoria. « Nacido en una familia pobre de un área remota de la India, Malí o Nicaragua, no habría gozado de los recursos sociales, culturales y simbólicos que me han abierto camino » se atrevió a decir, hace unos años en medio de sus familiares el día de sus cumpleaños. Sin embargo, hubo que elegir, como supo hacerlo mejor que nadie, el camino de la denuncia de las injusticias y de la liberación de los oprimidos.

Bernard Duterme, director del CETRI - Centro Tricontinental


Estimado François.

Te creía indestructible e inalterable. Ya te veía centenario, así lo esperaba y no me cabía la menor duda de que así sería. Me hicieron falta varias horas y varios mensajes de confirmación para creerlo. ¡Qué pena ! Es así que la inmensa luz de esperanza que proyectabas sobre el mundo se ha apagado. Has sido para mí el ser humano más humano que he conocido. Estoy íntimamente convencido que tu muerte ha sido por agotamiento : a costa de gastar toda tu energía en la lucha contra las miserias del mundo, para proteger a los golpeados de la tierra de la crueldad y del egoísmo de sus semejantes. ¡Siempre a la escucha, siempre en acción, siempre solidario con los dominados de cada rincón de la tierra ! Tu compromiso ha sido, desde hace medio siglo, el ejemplo que nunca he logrado imitar, pero que siempre me ha inspirado y me ha dado valor. Te agradezco por ello y te prometo intentar seguir el camino que has trazado, de la mejor manera posible por el tiempo que me queda antes de volver a encontrarte.

Guy Bajoit. Presidente CETRI - Centro Tricontinental

Expresar condolencias a la familia : condoleances.chanoine.houtart@gmail.com


Les opinions exprimées et les arguments avancés dans cet article demeurent l'entière responsabilité de l'auteur-e et ne reflètent pas nécessairement ceux du CETRI.


François Houtart - 2015